Inicio > NOTICIAS > Bob Dylan en Vietnam, crece polémica por su autocensura en China

Bob Dylan en Vietnam, crece polémica por su autocensura en China


Bob Dylan, el hombre cuyas canciones fueron estandarte del movimiento pacifista en los años ’60, tocó hoy por primera vez en Vietnam, pero en su patria, Estados Unidos, sigue creciendo la polémica por su autocensura durante los conciertos previos en China.

La gira asiática del cantante está dejando conclusiones controvertidas.

En Ho Chi Minh City, por ejemplo, vendió apenas la mitad de las 8 000 entradas de un anfiteatro universitario, mientras medios y columnistas en Estados Unidos se preguntan si el ícono de la contracultura “se vendió” al dejar de lado temas como “Blowin’ in the Wind” y “Times They Are a-Changin” en sus conciertos de Pekín y Shangai.

Uno de los ataques más venenosos llegó del lado de Maureen Dowd, una de las columnistas más prestigiosas -y duras- de The New York Times.

Según la periodista, la autocensura de Dylan en China fue peor que Beyonce, Mariah Carey o Usher embolsando millones de dólares por cantar ante el coronel libio Muammar Kadafi y su familia.

Como reconoció la propia Dowd en su columna, que tituló “Blowin’ in the Idiot Wind”, parafraseando a Dylan, los primeros dardos contra el cantante partieron del diario británico Financial Times, que en la primera página de una de sus ediciones estadounidenses del fin de semana incluyó una fotografía del músico con su sombrero de cowboy.

“The Times They Are Not a-Changin” (los tiempos no están cambiando), tituló el diario británico al comentar la presentación de Dylan en el gimnasio del Estadio de los Trabajadores en Pekín.

Ninguno de los dos títulos fueron obviamente elegidos porque sí: a pedido de las autoridades locales, Dylan evitó cantar esas canciones, tanto en su concierto de Pekín como el de Shangai.

“Blowin’ in the Wind” y “Times They Are a-Changin” figuran entre las más famosas “canciones de protesta” de la historia de Estados Unidos, y la primera es un himno de los pacifistas.

Según la Dowd, ninguna de las dos canciones “hubiera sido una banda de sonido adecuada para los 2.000 miembros del aparato de gobierno chino que se encontraban entre el público” del recital, “para una pausa de relax después de la represión”.

La columnista recordó que, mientras la democracia se está despertando en Medio Oriente, China está llevando adelante una de las campañas de represión más duras de los últimos años contra artistas, abogados, escritores y disidentes en general.

Entre ellos figura Ai Weiwei, el arquitecto del Estadio Olímpico, “el hombre que las autoridades acusan de algo que no hizo”, como recita una de las canciones de Dylan, “Hurricane”.

Durísima, Dowd dijo que, en China, Dylan “interpretó su set cesurado, recogió su pila de dinero comunista y se fue”.

La actitud de Dylan en China fue criticada también por la organización Human Rights Watch, una de las principales defensoras de las libertades básicas. “Piensen qué hubiera pasado si el Tea Party no le hubiera permitido a Dylan cantar una cierta canción en Idaho”, por ejemplo, pidió HRW.

Anuncios
Categorías:NOTICIAS Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s